miércoles, 4 de diciembre de 2013

Volver al cole sabiendo



Ayer me imaginé que volvía a la escuela. Pero ya sabiendo lo que se. Aquello sería para arquearse de placer. Ya todas las lecciones aprendidas. Sabiendo incluso alguna cosa más que la profesora. Pavoneándome ante los compañeros. Sabiendo de que pie cojea cada uno. Dando ideas de como se deben hacer las cosas. No callando nunca. Jugando a cosas distintas. No dejándose avasallar por el portero del colegio, al que nunca imaginamos como un fracasado. Entonces ella se fijaría en mi, que duda cabe. Me peinaría de otra forma, elegiría mi atuendo. Ella seguiría tan desdeñosa como siempre, pero se fijaría. Me miraría de reojo a través de sus gafas caídas. Se percataría que algo había pasado conmigo, así de un día para otro. Sí, todo sería diferente, las paredes aquellas, las mesas verdes, las sillitas, todo me parecería pequeño...quizás me acabaría aburriendo. 

2 comentarios:

Tracy dijo...

O no, ¿quién sabe?, más vale no tentar al destino.

Mario gomez garrido dijo...

Quien sabe. O quizás podría repasar las lecciones de las que nunca me acuerdo cuando las necesito.