viernes, 2 de mayo de 2014

Desorden



Tu tienes también que haberte dado cuenta de que este desorden en que vivimos no es normal. Hay como un pacto tácito entre nosotros: que nada imponga una norma, que los objetos se acumulen alrededor como quieran, que el polvo y el olvido no sean un obstáculo a nuestra peculiar manera de entender el mundo. Rompimos calendarios y agendas. Te deseo especialmente cuando zigzagueas y huyes y saltas entre los muebles colocados por azar, por entre las azaleas secas, por entre las lámparas apagadas en el suelo y los caireles sueltos. 

Lo mejor es cuando te escondes y quieres jugar entre las cajas enormes y vacías. No se como hemos llegado a esto. Prefiero, como tú, comer sobre las baldosas rotas de la habitación y dormir cuando el día amenaza con invadirlo todo de luz. Tú siempre adoraste la oscuridad, los charcos y los tonos azulencos de las ropas tendidas en el baño desde hace meses. Dibujas con una navaja en las paredes figuras que sólo estaban en el desván de tu memoria, como quien araña el tiempo. Pero a veces te excedes. El juego comienza, te busco y no te encuentro, miro bajo los huecos de los libros acumulados en la biblioteca, entre los pliegues de las sábanas arrugadas, tras los montones de cacharros inútiles y no te encuentro. Empiezo a preocuparme, me doy en las rodillas contra las esquinas de las mesas. Al final no espero más y te llamo, pero solo logro pronunciar ecos que no te alcanzan, por el miedo. Rasgo las alfombras e inicio expediciones en tu busca. Sé que tú, en tu escondrijo, te ríes a oscuras.

De las estanterías me caen cosas en la cabeza, me tropiezo con sartenes, con paraguas abiertos, caigo en socavones, me enredo en cuerdas de esparto y el deseo sigue impasible, mientras yo temo la posibilidad de que te haya perdido. Al final apareces abriendo un armario, desnuda. Éste es el único orden que nos hemos impuesto. Atajar metódicamente la sed de nuestros cuerpos, cada cierto tiempo, sólo cuando no haya otro remedio. 

2 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una buena estrategia para intentar sobrevivir.
=)

Tracy dijo...

Así nunca se aburre una pareja.