miércoles, 19 de noviembre de 2014

No te quejes tanto



¿Crisis?, ¿Qué crisis?. Cuando me hablas de la crisis me acuerdo de aquel pequeño mono, sí, deberías haber oído hablar de él, el mono de Krakatoa. ¿No conoces la historia?. Lo encontraron en 1883, unos días después de la erupción del Krakatoa, navegando tranquilamente encima de un tronco de palmera chamuscado, por el estrecho de Sonda, en Indonesia, sí, allí mismo. Llevaba por lo menos tres días en el mar, era un superviviente de la erupción del Krakatoa. Estaba allí, de toda la vida, en la ladera del volcán, recostado, comiendo plátano, rascándose, filosofando, ocupado en esas cosas que hacen los monos, no se. Y entonces el volcán se hizo añicos. Se oyeron unos silbidos extraños aquí y allí, empezó a salir humo por todas partes, y después vino el gran reventón. Aquello si que fue una crisis. La isla voló por los aires con la explosión cataclísmica, hubo un maremoto, el tsunami que provocó llegó hasta Madagascar y hasta California, hubo 36.000 muertos en las costas, desaparecieron puertos y ciudades, las cenizas volcánicas llegaron hasta la estratosfera, cambiando el color de los crepúsculos en todo el planeta durante un año, descendió la temperatura global unos cuantos grados, haciendo perder la cosecha de arroz a millones de chinos que pasaron bastante hambre y el mono... el mono tan contento, salvo por unas pequeñas quemaduras de segundo grado en la espalda y por la sed. Sí, estaba cansado, pero sobrevivió, así sin más, hasta que lo rescataron unos pescadores y lo llevaron a un refugio y le dieron piña colada....¿y me dices tú ahora que estamos en crisis? ¡Anda! No me vengas con esas y ponte a escribir.  

4 comentarios:

Rochies dijo...

Ponte a escribir, y por cierto no has venido ni a leer mis charlas con el maestro, que no cesan...

Mario gomez garrido dijo...

Voy

Rochies dijo...

llevo 6 publicados y 21 en borrador ;)

Rochies dijo...

Vuelva.